Mostrando entradas con la etiqueta Carla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carla. Mostrar todas las entradas

martes, 1 de diciembre de 2015

Reseña 'No me dejes ahora' de Sandra Estévez Calvar

Ficha del libro:
Título: No me dejes ahora
Autora: Sandra Estévez Calvar
Editorial: Autopublicado
Fecha publicación: 11/12/2014
Páginas: 228
Género: Romántica-policiaca
Compra en Amazon:
Papel


Sinopsis:
Carla es una joven policía santiaguesa enamorada de su trabajo. Una noche oscura, fría y lluviosa, reciben un soplo importante y debe acudir, junto a su compañero Sergio, a la detención de un delincuente que llevaban persiguiendo y vigilando desde hacía tiempo. En la operación no contaban con más refuerzos, por lo que tuvieron que separarse para poder bloquear su paso y, así evitar que llegara al centro de la ciudad y poner a civiles en peligro. Si a las adversas condiciones climáticas le añadimos la emboscada que sufren, la actuación se volvió suicida. El Tuerto jugó sus cartas con maldad, obligándole a disparar a su compañero por equivocación. 

Después de más de un año de baja, ni la distancia ni el tiempo consiguen que Carla recupere su vida. Los recuerdos siguen persiguiéndola, atormentándola, hasta que decide anotarse en las clases de aerobic y conoce a su monitor, Alex.

Booktrailer de la novela No me dejes ahora de Sandra Estévez Calvar


Nuestra opinión: 

Esta novela la tenía pendiente de leer desde hace casi un año —¡para matarme…!— y reconozco que es cortita y se lee muy rápido, pero entre unas cosas y otras no lo he hecho. Gracias a Verónica, mi compi bloguera que la ha leído recientemente, y me propuso hacer la reseña conjunta, me animé. 

La portada, desde que Sandra la puso en su muro de Facebook, me encanto. No se puede negar el gran trabajo de Alicia Vivancos, es exquisito y ha hecho una portada preciosa. En ella está la protagonista de la novela, Carla, con su melena rubia al viento en una noche de tormenta y niebla, sola y con un mal presentimiento de que algo malo va a suceder y el título separa su imagen y la vista de una calle de noche. Yo creo que ha querido reflejar el suceso que nos narra Sandra en el primer capítulo de No me dejes ahora que es el desencadenante de todo el sufrimiento de Carla y los tonos de la portada oscuros son muy acertados en su composición.

Cuando empiezas a leer No me dejes ahora, por lo menos en mi caso que no había leído la sinopsis, se me pasaron por la cabeza diferentes tramas, pero conforme leía me sorprendía mucho porque no imaginaba lo que contenía.

La historia comienza con una misión a la cual son enviados Carla y su compañero, Sergio, sin ningún tipo de refuerzos y con un mal presagio que le acompaña a ella. Deben atrapar a un delincuente al que apodan el Tuerto —de ahí el nombre del caso—, y del que llevan detrás mucho tiempo sin ningún éxito. El objetivo es atrapar a este ladrón de guante blanco, cueste lo que cueste. Esa noche, Carla y su compañero trazan un plan de camino al sitio donde tienen previsto encontrar al Tuerto y al llegar deciden separarse para hacerle una encerrona y así apresarlo.

Carla al llegar cerca del delincuente, ve que Sergio no aparece, decide intervenir lo antes posible teniendo la certeza que su compañero aparecerá de un momento a otro, pero la sorpresa se la llevan ellos cuando ven que son el cepo de una trampa y en la que ya no hay vuelta atrás. La policía decide disparar, mas dispara a la persona equivocada pensando que es su presa, y quien recibe el tiro es Sergio.

Carla es una policía de 26 años, que adora su profesión, sobre todo cuando es trabajo de calle, y además cuando era la compañera de Sergio, en horario de servicio. Tras aquella fatídica noche y el rechazo de todo su entorno decide poner distancia y tierra de por medio y marcharse lejos de la que hasta ahora había sido su ciudad. 

Pasado un año, Carla sigue de baja y sin ninguna evolución. Aquella noche sigue atormentándola, no logra recuperarse y recuperar un poquito de luz en su vida, sus malos recuerdos siguen doliéndole cada vez más, se siente culpable. Sus padres le insisten en que se apunte al gimnasio y se anima a ir a clases de aerobic y allí es donde conoce a su monitor, Alex. ¡Y menudo monitor! Cuerpo de modelo de pasarela, moreno, metro ochenta de estatura, ojos negros y cara perfecta, bien torneado y musculado. ¿Quién da más?

No me extraña que nuestra protagonista se fijase en él nada más verlo, yo también lo hubiese hecho; pero se niega encariñarse o enamorarse de él porque piensa que no se merece ser feliz cuando no se perdona lo que ocurrió y no quiere que nadie se entere ni tampoco quiere contarlo. Alex también se siente atraído por ella, e intenta acercarse a ella y descubrir ese misterio que la envuelve, ya que ella no desvela nada de su vida salvo lo necesario. Carla cederá y quedará con él en varias ocasiones, pero sigue sin confiar en él, no quiere que él también la rechacé como hicieron antaño. Cuando por fin Alex se entera de lo ocurrido y quiere apoyarla, ella toma la decisión de alejarse de él, alertada por una mala noticia, y acabar con algo que hará que pueda recuperar su vida o perderla para siempre.

Sandra nos deleita esta vez con una novela en la que descubriremos un perfecto misticismo entre el género policiaco y el romántico a partes iguales. Además transcurre en un marco incomparable como es la ciudad de Santiago de Compostela y con la ayuda de las descripciones de los distintos lugares que aparecen y de ese tiempo que la caracteriza a esta zona, logra meternos en situación en cada una de las escenas de acción que nos relata.

Como en otras ocasiones, también encontraremos escenas de sexo siempre con el estilo inconfundible, al que Sandra nos tiene acostumbrados, y que cuida con un mimo infinito y sin ningún atisbo de vulgaridad. La trama tiene varios giros inesperados y saltos en el tiempo, muy necesarios para entenderla y lograr que nos enganchemos a ella sin perder nunca el ritmo de la misma y hacer de ella una lectura vivaz y expectante. Si le tengo que poner algún «pero» a la novela es la escasez de escenas entre ambos protagonistas, me hubiese gustado que las hubiese desarrollado más haciéndolas más largas.

Destacaría a su protagonista y lo que nos transmite ella a través de esta. La valentía de Carla es latente, pero la lucha interior con ella misma es dura y con la entereza que afronta cada situación sin rendirse, luchando por lo que cree y poniendo su vida en ello, siempre apoyándose en el amor por su familia y por Alex para seguir adelante. También seremos testigos del amor incondicional de Alex hacia ella y el amor a primera vista que surge entre ellos. ¿Tendrá Carla una segunda oportunidad o los fantasmas del pasado la acabarán destruyendo?











Tras leer la última entrega de la bilogía Entre el miedo y el amor, me entraron ganas de seguir leyendo más cosas de Sandra porque su lectura es tan ágil, amena e interesante que siempre te quedas con ganas de más, así que decidí empezar No me dejes ahora.

En esta ocasión nos cuenta la vida de Carla una joven policía apasionada de su trabajo, que junto a su compañero Sergio se enfrentan a un caso donde tiene que detener a el Tuerto, un duro delincuente, tras un situación bastante rara, Carla dispara por equivocación a Sergio y dejando que el individuo se escape.

Los remordimientos de Carla no paran de jugar por su cabeza forzándola a coger la baja, a  mudarse de ciudad y a cambiar de vida, pero no es suficiente para sanar las heridas, pues aunque pase el tiempo los recuerdos siempre están ahí.

Dispuesta a modificar sus hábitos, decide apuntarse a clases de aerobic y allí conoce a Alex, el profesor, un hombre con una figura perfecta, cuerpo de modelo, fuerte, proporcionado, de labios carnosos y mirada seductora. Alex se fija en ella e intenta invitarla a tomar una copa, sin embargo Carla se siente tan mal que piensa que a la que cuente lo sucedido van a huir corriendo, así que prefiere callar y seguir con su vida.

Unos acontecimientos  pondrán en peligro a familiares y conocidos, y es entonces cuando Carla tendrá que sacar el valor de su interior para poder salvarlos y enfrentarse al culpable de sus tormentos. Mientras tanto Alex investiga el pasado de Carla y descubre el porqué de su comportamiento, aun así decide ir  a buscarla y explicarle que no le importa, pero ella ya no está. Un comisario amigo de Carla le chiva información en la sombra sobre el Tuerto, y ésta le sirve de ayuda para llegar a su escondrijo desarmando sus intenciones y destapando una gran mentira que se creó alrededor de la muerte de Sergio.    

Sandra ha creado una historia de superación, amor e intriga, donde página tras página te vas enganchando más a su relato sin querer parar de leer. Solo me queda darle las gracias por la confianza depositada en mí. Cada nuevo libro publicado va superando al anterior, e Invisible, tu nuevo libro, que ya he empezado va a ser otro éxito más. Mucha suerte, preciosa.