Mostrando entradas con la etiqueta La chica que oía canciones de Kurt Cobain. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La chica que oía canciones de Kurt Cobain. Mostrar todas las entradas

domingo, 16 de octubre de 2016

Reseña "La chica que oía canciones de Kurt Cobain" de Miguel Aguerralde



FICHA DE LA NOVELA:
Título: La chica que oía canciones de Kurt Cobain
Autor: Miguel Aguerralde
Editorial: Siete Islas
Nº de Páginas: 228
Libro Auto conclusivo
ISBN: 978-84-944031-8-7
Precio: 14,95 
Compra: Editorial Siete Islas o librerías

SINOPSIS:
Seguro que tú también recuerdas la primavera del noventa y cuatro. Una época de amistad, de ilusiones, de los primeros amores y las decepciones más crueles. Y recordarás cómo el suicidio del líder de Nirvana sacudió el mundo de la música y lo truncó para siempre. Así fue también para mí, entonces veinte años más joven, y ahora quiero contarte cómo descubrí, entre tigretones, chicles de a duro, programas del ‘Un, dos, tres’ y a golpe de beso y guitarra, que la vida era mucho más que una partida de videojuego.

Quiero contarte cómo irrumpió en mi vida y cómo cambió mi universo la chica que oía canciones de Kurt Cobain.

Esta es la historia de cómo el primer amor pone patas arriba las piezas de nuestro tablero, de cómo la música alimenta nuestro corazón y de esos recuerdos que vuelven a visitarnos cuando menos lo esperamos. Es la novela musical que entre guiños y referencias homenajea dos épocas, la actual y los años noventa, y que te llevará de regreso a un momento vital irrepetible, embebido de ese aroma de espíritu adolescente.
 

SOBRE EL AUTOR:
MIGUEL AGUERRALDE

Miguel Aguerralde, residente en Lanzarote, es maestro de Primaria y escritor de novelas de suspense y terror.

Es miembro de Nocte y de ESMATER, colaborador habitual de la revista Ultratumba y de la web Paraíso4, además de articulista en la publicación local Yaiza te informa.

Hasta la fecha ha publicado varias novelas más o menos cercanas al terror: 'Claro de Luna' y 'Noctámbulo' (Ediciones Idea, 2009 y 2010), 'Los Ojos de Dios' (23 Escalones, 2010), ‘Caminarán sobre la tierra’ (Dolmen, 2013) y ‘Despiértame para verte morir’ (Click Ediciones, Grupo Planeta, 2014). En 2014 publica ‘En la oscuridad’ y ‘El fabricante de muñecas’ (Click Ediciones, Grupo Planeta, 2014), las dos primeras novelas de su personaje referencial Matt el Rojo.                            
En 2015 publicó "Laberinto" (Mercurio Ediciones) y una recopilación de cuentos populares: "Deja que te cuente un cuento"
"La chica que oía canciones de Kurt Cobain" es su primera novela romántica.



Acaba de comenzar con la tercera edición del Taller de Escritura Creativa, el proyecto se desarolla en la biblioteca municipal de Playa Blanca es un taller eminente práctico y adecuado a todas las edades, que pretende fomentar la lectura y escritura, mejorar la expresión escrita e iniciar en la elaboración de textos narrativos.

Actualmente acaba de publicar la editorial Cazador de Ratas, Alicia un estremecedor thriller de suspense que ya se puede conseguir en las librerías.
  
  



 REDES SOCIALES:
Facebook: Miguel Aguerralde  
Página me gusta: Miguel Aguerralde
Twitter: @MiguelAguerrald 
Instagram: Miguelaguerrald 
Mail: miguelaguerralde@hotmail.com 
                                                
OPINIÓN PERSONAL:
Sé que llega un poco tarde… pero como dice el refrán «nunca es tarde si la dicha es buena». Siento mucho haber tardado tanto en realizar la reseña, aunque la falta de tiempo para sentarme delante del ordenar y dedicarle las palabras que se merece la novela es el que ha tenido la culpa. Sin embargo, no puedo decir lo mismo del libro, ya que lo devoré queriendo saber más y más de la historia.

La chica que oía canciones de Kurt Cobain llego a mis manos gracias al concurso que organizó la Editorial Siete islas dirigida por Ismael Lozano la Torre, también autor de grandes novelas como La sirena de Famara, La isla de los dragones dormidos y La leyenda de Gara y Jonay.


El concurso consistía en subir una foto en Facebook relacionada con los años 90 y la que mayor números de me gusta tuviera, ganaba. Subí una de mi álbum de cromos de Sensación de vivir que tengo guardado como mi mayor tesoro y gracias a todos las personas que le dieron a me gusta llegué a conseguir 102 me gusta, siendo así la ganadora del concurso.

Fue una tarde donde ambos autores estaban promocionando sus libros en un stand de la librería del centro comercial de la isla y donde pudimos hacernos la foto oficial de la entrega del premio. He de explicar que la entrega fue ficticia, ya que la entrega se realizó unos días más tarde en la salida del colegio cuando Miguel me ofreció una bolsa, en la que dentro estaba su chica acompañada de La Sirena de Famara y La leyenda de Gara y Jonay, dos grandes libros de Ismael Lozano en los que profundizaré sobre ellos en otra ocasión.


Así que con un muchas ganas e ilusión de tener un libro de Miguel en mis manos, comencé a leer La chica que oía canciones de Kurt Cobain. Este es el primer libro que leo de esta temática, normalmente los utilizados por este autor son géneros de novela negra, policiaca, suspense, ciencia ficción, fantasía y terror, mientras que normalmente mis lecturas son de tipo juvenil, romántica y erótica siendo así poco compatible, pero con este libro Miguel ha ido un paso más, arriesgándose un poco y lanzándose a la romántica, intrigándome por saber cómo es su escritura y superando mucho las expectativas que tenía. Debo decir que mi interés no es solo como lectora compulsiva que quiere descubrir su pluma, sino que hay otros muchos como que residamos en la misma isla, conozco a su familia y es una de las personas que influye en la educación de mis hijos. Y este último, es punto también muy importante para acariciar su escritura.

La historia está contada en dos décadas diferentes y no podría estar mejor ilustrada que con una cinta de cassete, de esas que no hacíamos más que darle la vuelta para escuchar una y otra vez la música grabada de la radio. La cara A nos transporta, rebobinando con un boli, al 1994, año en que para muchos vivimos nuestra juventud y en donde reviviremos otra vez todos aquellos maravillosos años; mientras que en la cara B, navegaremos por internet encontrándonos en la actualidad, en 2016 y en cómo vivimos con la influencia de las decisiones del pasado.


Cuando coges el libro y acaricias su portada, el título ya te hace retroceder en el tiempo y recordar a ese gran músico que dejó un gran vacío en el mundo de la música. Precisamente, en ese mismo día comienza la historia de Pablo, un chico normal de 16 años al que le gusta el básquet, aficionado a los videojuegos y a salir con sus mejores amigos, Javi y Carolo, que aunque son personajes secundarios son bastante importantes en la historia. Con ellos viviremos muchas emociones y comenzaremos a descubrir esa sensación en la que se nos para el corazón mientras todo al alrededor deja de existir por el amor a primera vista.

Justo en ese momento y gracias a un pelotazo, Pablo conoce a Layla, una chica delgada, morena, desaliñada, y un poco bicho raro. Sus miradas vuelven a cruzarse cuando Layla entra por la puerta de su clase en su primer día, ya que viene de otra ciudad a mitad de curso. Ella acaba ocupando la única silla vacía que hay justo al lado de Pablo, y aunque son muy diferentes, desperta un gran interés en Pablo y este aprovechará la excusa de ayudarla con las mates para tenerla más rato cerca. Layla nos tendrá expectantes durante toda la lectura, pues querremos conocer qué pasará entre ellos, ya que no lo pone facil, y por descubrir el misterio que la rodea. Pasaremos hoja tras hoja sin darnos cuenta y llegaremos así a la cara B, 21 años después, donde encontramos a un Pablo maduro y con su vida hecha que un día recibe una visita inesperada, la cual volverá a abrir la puerta de aquel Pablo de 16 años.

     Montaje creado por ©Blogliteraturabajolassábanas para la reseña
 de la novela La chica que oía canciones de Kurt Cobain de Miguel Aguerralde

Cada capítulo comienza con un título de una canción de Nirvana, ya que no podía ser de otra manera y, de esta forma, Miguel nos hace que lo tengamos muy presente. Al final del libro, nos regala un Bonus track, un capítulo extra. Con él, nos hará darnos cuenta que estamos conectados o predestinados a estar o pasar por la vida de determinadas personas aportándoles buenas y malas cosas y pensando que hubiera pasado si estas hubieran permanecido en nuestra vida.

Quiero resaltar ese pedazo glosario que incluye todas esas palabras nostálgicas que nos encontramos a lo largo del libro. Menciona objetos, películas, personajes y música, para algunos son desconocidos; y para mí ha sido un bonito reencuentro con aquella chiquilla que veía el tele cupón, jugando con Hugo o ayudando a Paco Lobatón en ¿Quién sabe dónde? a encontrar a esas personas
desaparecidas.

Sea como sea, sumergirse en ese pequeño diccionario, te hace entender mucho más esta historia fresca, ágil y sencilla de leer, que te removerá todas esas sensaciones vividas en tu juventud y, aunque todo el escenario transcurre en Gran Canaria, es muy fácil transportar la narración a esas calles de tu ciudad con las emociones del primer beso que nos rompió el corazón, así que no perdáis la oportunidad de vivir aquellos  maravillosos años.

Si queréis saber que es lo que les sucede a Pablo y Layla, solo tenéis que leer esta magnífica novela.

Y no me podía despedir sin darle las gracias a Miguel, por que tu historia no es la de Pablo y Layla, pues esta narración es la vivencia de muchos de nosotros. Gracias por hacerme resurgir tantos  sentimientos y emociones, y además por lograr que recuperé con tus palabras una fase de mi vida, en la cual fui muy feliz, por que sin darnos cuenta los años pasan y olvidamos todo aquello que nos hizo ser grandes.

—No sé a dónde voy, solo sé que aquí no me puedo quedar

—eso es otra frase de…

Ella asintió con la expresión más triste que jamás viera.          

 Cobain, siempre Cobain.

Montaje creado por ©Blogliteraturabajolassábanas para la reseña
 de la novela La chica que oía canciones de Kurt Cobain de Miguel Aguerralde